Odontología General

Un dentista es una persona que posee los conocimientos académicos y experiencia necesarios para practicar la odontología o cualquiera de sus ramas. La práctica de la odontología incluye la educación para la salud, actividades de prevención, higiene, estética, restauración, extracciones dentarias, el tratamiento de los trastornos gingivales (de las encías), la corrección de las irregularidades de la alineación dental, la realización de intervenciones quirúrgicas en los tejidos de la boca y estructuras anexas; la rehabilitación que incluye acciones como el diseño, construcción y colocación de dientes artificiales o prótesis dentarias.

La Odontología, tanto como ciencia y como expresión clínica, ha demostrado en los últimos años grandes avances que se han apoyado fundamentalmente en dos aspectos: una tecnología de complejidad y utilidad crecientes, y un desarrollo de la investigación biológica centrada en los procesos de las diferentes funciones orales. Es así como el enfoque de una odontología basada en aspectos puramente técnicos como era en sus inicios, ha ido evolucionando y complementándose con métodos más racionales basados en principios físicos y biológicos que incluyen diferentes sistemas relacionados: masticación, deglución, fono articulación y respiración. La preservación de las estructura dentales ya no solamente es determinante para la estética del individuo, sino también para el equilibrio y la salud del organismo.

 

Funciones de los Dientes

Dentro de este contexto, hemos querido referirnos a las funciones de los dientes, al ser este un tema que habitualmente se trata en la consulta al explicar la razón de un tratamiento y que generalmente los pacientes desconocen. Los dientes anteriores además de brindarle al individuo una sonrisa armónica, sirven para cortar los alimentos y su función más importante va a ser la de proteger a los dientes posteriores durante los movimientos excéntricos, es decir, hacia los lados y hacia adelante que realiza la mandíbula durante la masticación.

Los dientes anteriores, particularmente los caninos, erróneamente llamados colmillos, tienen unos receptores que detectan cuando entran en contacto entre sí, superiores con inferiores, y envían una señal al cerebro para que este a su vez desactive los músculos de la masticación. La gran potencia muscular de éstos es capaz de desgastar severamente los dientes e incluso de provocar fracturas en ellos, y esto es precisamente lo que sucede cuando los caninos no están funcionando correctamente, es decir, cuando no entran en contacto y no son capaces de producir un desenganche de los dientes posteriores para evitar los desgastes patológicos.

Los dientes posteriores, tienen la función de realizar la trituración de los alimentos y de soportar la carga durante el cierre mandibular. De esta manera ellos protegen a lo anteriores, que no están diseñados para recibir semejante fuerza. Estamos hablando entonces de protección mutua, los anteriores protegen a los posteriores y viceversa.

 

Recomendaciones

Cuando se realiza la extracción de un diente, es muy importante su reemplazo inmediato, puesto que de no ser así, se va a producir un desorden en la posición de lo dientes vecinos que provoca una alteración en la posición normal de los dientes y por ende de su función dentro de todo el sistema. Existen múltiples alternativas para restaurar la pérdida de una pieza dentaria; consulte con su odontólogo la que más se ajusta a sus características y necesidades. La próxima vez que visite a su odontólogo, cuéntele que usted conoce este mecanismo de mutua protección y pídale que revise la función de sus caninos, pues ellos son los dientes claves del sistema masticatorio.

Sunrise Clinic © - Edificio Medico Tabancura - Av. Tabancura 1091 of. 227, Vitacura - Santiago, Chile. Teléfono: - Fax: (56-2) 215 9551.